domingo, 12 de mayo de 2013

Desazón desolado

Tengo cristales en las
yema de los de dedos, y un
viento frío de invierno que
pasea por mí cuerpo congelándolo todo.

Hay cálidas palabras que ya no me
abrigan, y el místico invierno se
hace conmigo y me hace ver todo
esto como sinsentido.

Para mí, hoy no es Domingo de resurrección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario