domingo, 13 de febrero de 2011

Sala de espera-nza

Está bien, te lo voy a decir:

Estaría horas mirándote,
me encantaría tu café,
te pondría la nariz roja a besos,
chocaría mi mano y la tuya hasta que se nos olvide.

Ya lo sabes, ahora sólo nos falta encontrarnos por el mundo.
Lo haremos por turnos, empieza tú, yo estaré atenta a tu llegada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario