martes, 20 de julio de 2010

El cielo estaba blanco y las nubes azules

Un largo camino nos llevo hasta la charca,
nos contaste que le llaman la olla y allí dentro os metisteis.

Yo preferí nadar desde fuera, os veía y pensaba que aunque pase el tiempo
lo que es bueno esta hecho de diamante.

De vuelta a la casa hablamos de mil cosas,
reímos y hasta se nos pusieron los pelos de punta.

Nos despedimos...mañana más y mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario